Revisado el 1 de abril de 2022

Control de la insuficiencia cardíaca

Insuficiencia cardíaca

Cambios sutiles en la salud pueden ser sinónimo de problemas.

Sepa a qué debe prestar atención.

Para las personas con insuficiencia cardíaca, es importante observar incluso los cambios pequeños en los síntomas. Podrían significar que su afección está empeorando o que sus medicamentos no funcionan correctamente. Seleccione para saber qué factores de salud deberían estar en su lista de comprobación y pregúntele a su médico si hay otros a los que debería estar atento.

Vista transparente

Desactivar

Activar

Salud mental:

Pídales a sus seres queridos que estén atentos a cualquier confusión, falta de memoria, depresión u otros cambios en la salud mental.

Sueño:

Controle su calidad de sueño. ¿Tiene problemas para dormir toda la noche? ¿Utiliza almohadas adicionales para levantar la cabeza? ¿Se siente cansado a lo largo del día?

Respiración:

Controle cualquier dificultad para respirar, como falta de aliento o tos seca. ¿Es peor de lo habitual?

Frecuencia cardíaca:

Sepa cuál es su frecuencia cardíaca normal y contrólela regularmente. Esté atento a las palpitaciones, que pueden hacerle sentir que el corazón late muy rápidamente.

Presión arterial:

Controle su presión arterial para ver si es más alta o más baja de lo normal.

Apetito:

Controle si pierde el apetito o siente náuseas.

Peso:

Pésese a la misma hora todas las mañanas: antes del desayuno y después de ir al baño. Esté atento a cualquier cambio repentino en el peso, especialmente si ha aumentado 2 o 3 libras en 24 horas.

Hinchazón:

Contrólese los pies, tobillos y piernas para detectar hinchazón. También esté atento a cualquier molestia en el abdomen.

Cuándo buscar ayuda

Trabaje con su médico. Además del autocontrol, es importante que vea a su médico regularmente —al menos cada 3 a 6 meses— para el seguimiento y las pruebas. Durante estas visitas, pregunte cuáles son los síntomas importantes para llevar un registro. También pregunte cuándo un cambio en la salud puede constituir una emergencia.

Fuentes: American Heart Association; National Institutes of Health